¿Cómo comportarse cerca de una espléndida acompañante?

¿Cómo comportarse cerca de una espléndida acompañante?

¿Cómo comportarse cerca de una espléndida acompañante?

¿Quiere una experiencia extraordinaria y elige en consecuencia (es decir, lo mejor que le puede ofrecer el “mercado”)? ¿El dinero es un detalle menor cuando se trata de disfrutar de la vida, de vez en cuando, para la buena salud física y mental de todos los mortales comunes? ¡Perfecto!

Sin embargo, ¡hay que prestar especial atención! Si usted tuvo dificultades en presencia de ciertos especímenes sin defectos: piernas largas, cintura de bailarina, busto suficientemente “escandaloso” como para causar a los espectadores un infarto de miocardio y cara de modelo que se muestra en las revistas, usted debe saber que las reacciones en cuestión no serán muy diferentes cuando la mujer responsable del repentino aumento de la frecuencia cardíaca le hace compañía con suplemento.

En definitiva, se trata de una mujer hermosa y su presencia le intimidará de manera significativa, lo que provocará (automáticamente) todo un ritual de “exploración”, que, en esta situación, no sólo que se muestra ser ridículo, sino también contraproducente, ya que consuma recursos significativos de tiempo, energía, ideas (útiles en los momentos culminantes de la reunión) y, por último pero no menos importante, de dinero.

Porque, en este caso (como en muchos otros), ¡el tiempo es caro!

Lo que HAY que hacer en relación con una escort de este tipo se podría resumir a las siguientes sugerencias:

1.-No entre en pánico. No pierda la calma, entrando en “fibrilación”, sólo porque nunca ha tenido contacto con un espécimen digno de las fantasías de cualquier hombre vivo (aunque es posible que haya tenido contacto con una chica muy caliente en algún momento en la aglomeración del metro, pero ella no estaba dispuesta a tocar deliberadamente su pene y las zonas adyacentes).

El pánico inhibe las reacciones naturales.

El momento es completamente suya, así que no hay que sabotear su felicidad por falta de antecedentes en la interacción erótica con mujeres que parecen que acaban de descender del mundo ideal de los senos grandes, de los posteriores prominentes y de los labios suaves como el terciopelo.

Respire profundamente y ¡siéntase bien! Si ya ha pagado según el acuerdo hecho, ahora ya no hay nada más importante.

2.-Sin demasiados halagos. Aunque hacer elogios espumosos a las mujeres atractivas ya se ha convertido en un gesto reflejo de los hombres, adorándolas de manera explícita, como los romanos adoraban a los dioses antiguos, a veces no hay ninguna necesidad de adulaciones complementarias. Especialmente en el caso de la reunión con una escort. Es cierto, puede ser agradable, emocionante y liberador verbalizar una observación con respecto a su sexualidad desbordante, pero la criatura en cuestión no debe ser sofocada con declaraciones grandiosas (en este caso, el papel elogioso pasa, sin problemas... a cargo del dinero).

Las declaraciones obsesivas son, por lo tanto, inútiles. La mujer en cuestión probablemente ya sabe que está “muy buena”, seguramente lo oyó cientos de veces, sabe que despierta pasiones inesperadas y, además, debido a esto, se siente con derecho a cobrarle el dinero (por la “atención” que le da, por supuesto), no a escuchar serenatas bajo el balcón (o “balcones”).

3.-Sin esfuerzos especiales. Los hombres están salivando instintivamente cerca de las damas encantadoras y piensan que tienen que trabajar intensamente (en cuanto al discurso, al rendimiento, al preludio) para ganar su admiración. ¡Esto es totalmente equivocado! En los idilios “comerciales”, estos esfuerzos son gratuitos.

Piense un poco... por un período de tiempo acordado previamente, usted no tiene competencia y el sexo es un mérito ganado (¡ya que pagó por ello!). ¿Por qué gastar el tiempo asignado al placer con intentos exagerados de hacerse agradable, como si tuviera que conquistar quién sabe qué diva presumida del social habitual?

Las oportunidades “conspiran” en su favor. Usted es el personaje principal del juego sucio y excitante, mientras que su pareja asumió implícitamente el papel espectacular para satisfacerle completamente. El valor que se le asigna va incluida en el precio, por lo que no tiene que ganarlo de un modo especial, por métodos clásicos de seducción.

¿La conclusión? Acuéstese relajado y disfrute de la ocasión.

4.-Sin elogios compensatorios. A los que desconfían de su propio carisma, se les aconseja no insistir en sus pertenencias o su cociente intelectual revelado por quién sabe qué test (hecho en línea). ¿Lo tiene igual que Einstein? El hallazgo no le parecerá tan interesante. ¿Se siente orgulloso por un record batido en el juego de bolos? Esto le interesará tanto como la previsión del tiempo desde hace siete años.

Evite hablar de sus logros profesionales, del estoicismo característico de los tiempos que vivimos o de los actos de misericordia surgidos de un desbordamiento humanitario, con el objetivo de compensar sus debilidades estética o de justificar su apariencia física poco agradable (sobre todo en comparación con su atractivo sexual). Una vez más, ¡no es el caso! No tiene que demostrarle nada, ni estar en pie de igualdad con la “princesa” que impresiona con su esplendor. El pago y el comportamiento civilizado le dan derecho a considerarse el cliente ideal.

5.-Sin decepciones. A veces el destino se manifiesta en contra de un resultado favorable para el “beneficiario”. El universo no es un lugar perfecto. Es posible que sucedan eventos amargos, como las guerras, los accidentes, las pérdidas de lotería o los rendimientos de baja calidad en el dormitorio.

En caso de que la reunión no coincide con lo que usted haya imaginado y planeado mentalmente, no se haga procesos de conciencia, culpando a su incapacidad personal para gestionar la confrontación con una diosa omnisciente en el arte del amor. Los factores del supuesto fracaso (que se estima de proporciones catastróficas, aunque la realidad contradice de manera flagrante la evaluación subjetiva extremadamente crítica) son múltiples y, a veces, fuera de su control.

Si repite la experiencia, seguramente eliminará el miedo y las emociones paralizantes.

Por lo tanto, hay que ser valiente. ¡Siempre habrá una próxima vez!

* * *

La calidad esencial de la relación con una escort reside en su carácter “mercantil”. A la luz de esto, todos los solicitantes de los servicios de pago se equilibran y son iguales. En este contexto, es completamente irrelevante pensar en los defectos físicos o de otro tipo, que usted piensa que lo hacen incompatible con la aparente perfección externa de la persona “alquilada”.

En el terreno que usted desea explorar, la compatibilidad tiene una lógica especial y distinta, subordinada a la idea de intercambio. Siempre que usted pague el precio correcto, cualquier imperfección suya será perdonada. Y tiene el derecho de soñar con cualquier cosa. Incluyendo el tipo de mujeres que, de otro modo, consideraría que son una recompensa inmerecida.

www.intimtips.com