Clientes

¡NO significa NO!Lee mas

¡NO significa NO!

Del sexo “normal” hasta el que se lleva a cabo en posiciones inusuales (o tributario a los fetiches extravagantes), hay una impresión general de que las escorts están dispuestas (o incluso obligadas por la naturaleza del trabajo) a hacer lo que se les pide, siempre y cuando los clientes paguen el precio correcto. E, incluso si no les gustan ciertas cosas, tales como tener que bailar encadenadas, al ritmo de la música heavy metal o “hacer la gata” en un disfraz de látex, las mujeres se tragan la rabia y se ven obligadas a desempeñar su papel de manera impecable, esperando, con resignación, el fin del día (en realidad de la noche) de trabajo. Porque esto es lo que tienen que hacer, ¿verdad? Por lo menos, esto es lo que piensan muchos de los que se muestran sorprendidos al enterarse de que el vocabulario de las especialistas en el arte del sexo alberga también la palabra “NO”.

Lee mas