LA HIGIENE INTIMA

LA HIGIENE INTIMA

LA HIGIENE INTIMA

PARA LAS MUJERES

¿Es útil la ducha vaginal? Si lo recomienda el ginecólogo, no hay ninguna razón por la cual usted tiene que hacer esto. Ya que se haga sólo con agua, no es necesario limpiar el interior de la vagina (especialmente con la presión de la ducha). Puede destruir la flora vaginal, que contiene bacterias útiles para el cuerpo, que forman una especie de película protectora interna, diseñada para protegerle de las infecciones genitales. Si usted no lo sabía, es bueno saberlo ahora... la vagina se limpia por su propio sistema natural.

¿Cómo se lava correctamente la zona íntima? No es aconsejable usar las esponjas cuando se lava la zona íntima, ya que éstos, en su textura, mantienen un ambiente excelente para el desarrollo de microorganismos. También es recomendable utilizar un jabón especial para el área genital. El jabón con un pH de 7 (neutro) es ideal. Si opta por un gel, intente elegir uno sin fragancias ni parabenos.

En caso de irritación de la zona íntima, ¿necesita lavarse más a menudo? La respuesta es ¡definitivamente NO! Paradójicamente, si se lava muy a menudo, el riesgo de infección es mucho mayor. El lavado íntimo se hace como mucho dos veces al día. Sin embargo, si por casualidad usted presenta irritación en esa área, busque en las farmacias un gel o una crema especial para resolver este problema. También puede probar la aplicación local de compresas calientes con té de caléndula.

¿Cuál es la importancia de la ropa interior de calidad para su salud genital? La ropa interior que utiliza juega un papel altamente importante en la salud y la higiene de su zona íntima. Aunque parece bastante "provocador", sería ideal no usar ropa interior en absoluto, para que la piel pueda respirar libremente (como fue "diseñada" por la madre naturaleza). Pero si no se puede renunciar a este accesorio vestimentario íntimo (las razones son, de hecho, muchas y objetivas), unas bragas suaves, de algodón natural, serían la opción perfecta. Hay que evitar los materiales sintéticos, como también los modelos tipo tanga o bóxer, que irritan por su corte estrecho, sofocan la piel y mantienen la humedad (las bacterias prosperan en tales condiciones: cálido y húmedo).

Al menos durante la noche sería bueno no llevar ropa interior y el día debería elegir con mayor atención los pantalones y las medias. La ropa muy apretada o sintética favorece la transpiración, lo que de nuevo crea el ambiente perfecto para las infecciones. Desde el punto de vista de la salud genital, los más indicados son los pantalones ligeros y finos; muy peligrosos en este sentido son los vaqueros y los pantalones muy apretados.

Por la misma razón no se recomienda el uso diario de las compresas estériles. Pueden usarlas antes e inmediatamente después del período de menstruación, para evitar los "accidentes", pero no hay razón para usarlas durante el resto del mes. Una cierta cantidad de flujo vaginal es normal, ya que su papel es de limpiar y proteger la vagina. El cambio regular de la ropa interior la solución ideal.

¿Y si descubro secreción maloliente? En esta situación, la decisión más sabia y sana es programar rápidamente una cita con su ginecólogo. Deje la vergüenza a un lado y acuda de inmediato al consultorio. Lo más probable, en el caso de estos síntomas, se trata de una infección micótica, que puede curarse con relativa facilidad por un tratamiento adecuado. Los consejos que se encuentran en el Internet o compartidos por familiares o amigos deben ser evitados.

Durante la menstruación, ¿la higiene íntima es diferente? Fuera de este período, normalmente, un solo limpiado de la zona íntima por día es suficiente. Durante la menstruación, sin embargo, la "operación" se puede repetir hasta tres veces durante las 24 horas. Se recomienda cambiar con frecuencia la compresa y utilizar toallitas especialmente diseñadas para la zona íntima.

¿Se recomienda la depilación íntima total? Algunas mujeres creen que la depilación integral de su zona íntima les ahorran los problemas, pero no es así del todo. Paradójicamente, la depilación puede aumentar el riesgo de infección. Los pelos en el pubis también tienen su papel (protector). Después de la depilación, la piel ya no está protegida en contra de diferentes tipos de agresión (como por ejemplo, el contacto directo con la ropa interior).

Sin embargo, si usted opta por este tipo de eliminación del vello ("calvo"), esto es lo que usted necesita saber: no es aconsejable lavar su zona íntima en el día de su depilación. Arriesga irritaciones desagradables. Luego, durante 3 - 4 días, use una crema suave y gentil para hidratar y proteger la piel. Use sólo ropa interior de algodón, esta vez preferiblemente de tipo bóxer, debido a que los bordes de las bragas normales pueden ser una causa de fricción de la ingle, mucho más sensibles en esta situación.

Y porque es mucho mejor prevenir que curar, aquí hay 10 consejos para la higiene íntima correcta:

1.-No utilizar jabón o gel de ducha normal en la zona íntima. Corre el riesgo de un desequilibrio del pH. El gel de ducha está diseñado para proteger el pH de la piel, no el de la vagina, que es completamente diferente. Hay muchos productos fabricados exclusivamente para este fin, bastante seguros, de los cuales se recomiendan los sin aromas ni colorantes.

2.-La toalla de cuerpo debe estar siempre limpia y utilizada sólo por usted. Al igual que la que se utiliza para limpiar la cara. Cámbiela con regularidad y déjela que se seque al aire después de su uso.

3.-La dirección de utilización de la toalla: de adelante hacia atrás. Ya que se trata del papel higiénico, las toallitas húmedas, toallas o incluso durante el lavado, la dirección correcta de movimiento en la realización de la higiene íntima es de la vagina hacia la parte posterior y no al revés. De lo contrario, corre el riesgo de "empujar" todas las bacterias accidentalmente quedadas en la zona del ano hacia la zona genital extremadamente sensible a las infecciones.

4.-Use ropa interior de algodón. En ningún caso de fibras sintéticas, ya que éstas impiden la circulación del aire. Si es posible, opte por los modelos normales, incluso si usted está tentada a considerarlos de "abuelita", porque estos modelos no van a molestarle con su corte o puntada en el área altamente sensible alrededor de la vagina. Y, después de todo, mejor una "abuelita" sana que una "felina" irritada.

5.-Lávese tanto antes como después del sexo. Para no matar al humor cuando usted tiene planes calientes, haga baño/ ducha antes. Y después... haga, obligatoriamente, lo mismo.

6.-Durante la menstruación, cambie las compresas con frecuencia. Cada 3 - 4 horas, incluso si usted piensa que no es necesario. La compresa no debe cambiarse cuando se "llene", porque su superficie está diseñada para evitar los accidentes desagradables, no para que "dure" más.

7.-No utilice excesivamente compresas cada día. Incluso si huelen bien y le ayudan cuando tiene una secreción abundante. Su uso en exceso impide la circulación del aire y favorece el aumento de la cantidad de bacterias.

8.-Evite las relaciones sexuales durante la menstruación. De lo contrario, el riesgo de infección para ambas partes aumenta de manera significativa (debido a la presencia de la sangre). Sin embargo, si tiene grandes planes, incluso en "ese" período, asegúrese de usar un condón.

9.-Cuide de la higiene de los juguetes sexuales. Ya que usted es la única que usa los juguetes sexuales o los comparte con otra persona (caso en el que sería aconsejable protegerlos con un condón), debe lavarlos, necesariamente, muy bien, tanto antes como después...

10.-Cualquier pequeño "inconveniente" en la zona íntima debe necesariamente presentarse para su examen y el diagnóstico a un médico calificado. La higiene íntima es un problema muy serio en el mantenimiento de la salud de todo el cuerpo y, por lo tanto, nada de lo que se relaciona con este tema debe ser tratado con indiferencia o demora. Las consecuencias pueden ser muy graves.

 

PARA LOS HOMBRES

Para los hombres, la higiene intima, es decir, el lavado de la zona genital no implica tantos problemas que en el caso de las mujeres y basta con enjuagar con agua (caliente) y jabón. La diferencia de "maniobras" depende de la condición del pene: circuncidado o no circuncidado.

Los hombres con pene no circuncidado deben tener en cuenta que, bajo el prepucio (la piel que cubre el glande del pene) es el lugar que recoge el esmegma (secreción blanquecin , densa, de las glándulas del prepucio) y las células muertas de la piel. El esmegma se debe lavar para prevenir una posible infección si se acumula durante mucho tiempo. Se descubre el glande del pene y se lava el glande (la cabeza del pene), la corona (la zona más prominente de la cabeza del pene) y la parte del prepucio que normalmente está "escondida".

Luego se lava el escroto, es decir la "bolsa" de piel donde están los testículos, el perineo y luego el ano. El jabón debe ser neutral en términos de acidez. No hay que usra jabón para la ropa, ni sprays perfumados.

Una buena idea es que, al orinar, descubra el glande del pene. De esta manera evita la acumulación, debajo del prepucio, de gotas de orina. Si luego seca la abertura de la uretra (por donde se elimina la orina) con un pañuelo desechable o un pedazo de papel higiénico es francamente sublime.

¡Atención! Nunca descubra forzadamente el glande del pene. Si este gesto le parece difícil o doloroso, consulte a un especialista. Existe el riesgo de parafimosis, es decir que la piel se puede quedar debajo de la corona (la zona más prominente de la cabeza del pene) y no puede volver a su forma original, "estrangulando" el glande (la cabeza del pene). Eso en pocas palabras, arriesga a quedarse con él "descubierto" y... no es exactamente conveniente darse prisa a llegar al médico así. Puede ser peor, porque "estrangular" el glande puede conducir a su inflamación debido a la sangre detenida localmente, sin posibilidad de circulación.
 

No se olvide de:
-lavar sus manos;
-limpiarse correctamente;
-ducharse antes de tener relaciones sexuales;
-ducharse después de tener relaciones sexuales;
-no abusar de los jabones, geles, perfumes, toallas higiénicas perfumadas;
-tener siempre una toalla que utiliza estrictamente para su higiene íntima;
-visitar a su ginecólogo tan pronto como descubre algo anormal.