EL CHANCROIDE

EL CHANCROIDE

EL CHANCROIDE

Probablemente ninguno de los "placeres mundanos" no es tan "castigado" como es el sexo. Una de estas desafortunadas "sanciones" naturales es el chancroide o el chancro blando. La enfermedad de transmisión sexual causada por "Haemophilus Ducrey", una bacteria (parásito) presente en las mucosas de los órganos humanos y animales, aunque se conoce desde hace miles de años, hasta mediados del siglo XIX (e, incluso, mucho más tarde), fue confundida con la sífilis. Sólo en 1852, Leon Bassereau (científico francés, 1810 - 1887) logró observar la diferencia patológica entre la sífilis y el chancro blando, pero su causa exacta se descubrió en la última parte del mismo siglo, por Augusto Ducrey (investigador cuyo nombre "ennobleció" la denominación de la bacteria).

La enfermedad es altamente contagiosa, mucho más común entre los hombres, con un período de incubación (el tiempo que transcurre desde el momento de la contaminación hasta que los primeros signos de la enfermedad) entre 4 y 7 días, que puede ser contraída incluso por toque dérmico de una persona ya infectada, incluso antes de que ésta muestre los síntomas específicos de la enfermedad. Realmente maravilloso, ¿verdad?

Las mujeres infectadas, por lo general, no tienen síntomas, pero si, sin embargo, los síntomas aparecen, se manifiestan en forma de urticaria (en relieve), con la zona de alrededor roja, siendo ligeramente dolorosa al tacto.

En los hombres, la enfermedad provoca la aparición de una pápula (ampolla) dolorosa al tacto, rodeada de un edema sutilmente enrojecido (hinchazón), que crece rápidamente, en 2-3 días convirtiéndose en una pústula (vesícula, "bolsa" purulenta). Luego esta vesícula se rompe, provocando una ulceración (lesión) purulenta, sanguinolenta y muy dolorosa en la región genital o peri anal (alrededor del ano), con la posibilidad de extenderse también en otras áreas del cuerpo.

En algunos casos, las lesiones evolucionan de manera poco común, apareciendo muchas, una al lado de la otra, para que, después de un tiempo, se unan y den lugar a enormes heridas.

En las mujeres puede aparecer incluso flujo vaginal verdoso y maloliente o dolor intenso durante el coito. No cabe decir más, se trata de una enfermedad de ensueño…

El diagnóstico exacto del chancro blando es difícil, debido a que los signos clínicos son similares a la sífilis, al linfogranuloma venéreo, al herpes genital o al donovanosis (enfermedades que también se manifiestan por úlceras genitales). Por lo tanto, se requiere el examen microscópico de las muestras recogidas dentro de la lesión o, para mayor exactitud, puede ser necesario cultivar la bacteria en entornos especiales. Si las lesiones están muy infectadas, se recomienda incluso la biopsia (extracción, por procedimientos quirúrgicos, de un fragmento de tejido vivo para ser estudiado bajo un microscopio). E irónicamente, todo comienza tan agradablemente... con esos escalofríos quemadores de antes de tener sexo.

Por desgracia, hay muchos casos en los que el chancro blando "viene incluido" junto con el herpes genital, la sífilis o, peor aún, con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Quiero decir, todo un grupo de amigos, uno más "simpático" que el otro, que arden por invadir su intimidad con su propio estilo de vida "hippie". Por lo tanto, a la hora de determinar el diagnóstico del chancroide, se harán incluso otras pruebas para determinar la existencia de otras posibles enfermedades.

El tratamiento debe ser decidido exclusivamente por un médico especialista (que es el ginecólogo o el dermatólogo - venereólogo), que prescribirá el programa óptimo de administración de antibióticos.
 
Si se administra a tiempo, el tratamiento es eficaz, no es caro y tampoco de larga duración. Su médico decidirá, en función de los resultados de las pruebas, lo que se ajusta mejor a cada paciente en parte.

El chancro blando puede curarse por sí mismo, después de un par de semanas, pero dejando atrás unas cicatrices bastante notables. Bajo ninguna circunstancia se debe entender que la espera indiferente es lo mismo que la visita al médico. ¡NO SE OLVIDE! Existe el peligro real de que, junto con el chancroide, contraiga también otras infecciones más graves. Los parásitos son muy fiesteros y "fraternizan" rápidamente el uno con el otro.

Para evitar todos estos inconvenientes, se recomienda que, en las relaciones sexuales, el uso del condón sea obligatorio. La prevención reduce drásticamente el riesgo de infección.