¡No seas patético!

¡No seas patético!

¡No seas patético!

“Es difícil luchar contra un hombre preparado sólo para derrotas.”
(Seneca)

Se sabe que, en su deseo de conquistar a las mujeres y practicando, con el paso del tiempo, diversas estrategias para “atacar”, los hombres se han creado una especie de patrón o modelo de conducta en relación con esta acción y, si ese cliché les trajo también algo de éxito con anterioridad, ciertamente se acostumbrarán a usarlo rutinariamente frente a cualquier mujer a la que quieren seducir. Lamentablemente (para ellos), en el caso de las escorts, las cosas son un poco diferentes. Por definición, éstas tratan cualquier relación emocional como un simple trabajo y rara vez sucede que dejen a algún cliente más allá de su “cáscara” profesional.

Este enfoque de las interacciones afectivas humanas les hace un poco más duras, más mordaces y, por supuesto, más difícil de “engañar” en términos sentimentales. La experiencia adquirida con el tiempo les da la oportunidad de conocer muchos de los trucos de los hombres o simplemente adquirir instintivamente una relativa inmunidad frente a ellos.

Las mujeres en general saben muy exactamente lo que quieren y, si han elegido una forma de vida relativamente libre, llena de erotismo, sensualidad y dinero, difícilmente pueden ser persuadidas de que es “bueno” o “moral” esperar tranquila a su marido en casa.

Por lo tanto, le sugerimos algunos consejos que hay que seguir al decidirse establecer una cita con una profesional. Eso, para no caer en el ridículo o aún peor... para no hacer que su presencia sea incomoda, hilarante o extraña:

01.-Al llamar a una escort, no insista de 5 en 5 minutos, con la idea de que, al final, va a coger su llamada. Usted debe entender que, en principio, ella tiene todo el interés de atender a todas las llamadas que recibe, pero en ese momento tal vez sea ocupada... Su insistencia o su obstinación le pueden determinar que guarde su número de teléfono en la guía telefónica, en el grupo de llamantes a los que no tiene que responderles nunca o, aún mejor, que le bloquee el acceso, para asegurarse de que nunca más le va a molestar.

02.-No ocasiones discusiones académicas acerca de sus pasiones, sus conocimientos, su riqueza o su trabajo, pensando que, de esta manera, se le percibirá como un personaje carismático o al menos emocionante. Las escorts detestan las conversaciones sin finalidad alguna. Al final, no están en la posición de un operador de algún centro de atención telefónica para personas frustradas. Usted debe entender que el trabajo que las escort han elegido les hace interesadas en cosas más concretas e inmediatas y las “historias” no sólo les aburren, sino que también mantienen su teléfono ocupado, en la desventaja de sus potenciales clientes que quieren ponerse en contacto con ellas en esos momentos. La próxima vez que llame, es probable que se le rechace rápidamente (posiblemente con algunas excusas).

03.-No presuma de lo que no es ni será alguna vez... Las mujeres que trabajan en este campo tienen un gran sentido de “oler” el dinero, la riqueza o las reales posibilidades de un hombre. En el momento en que se dan cuenta de que es un farol, será tratado con suficiente dureza y sarcasmo.

04.-No pida a las escorts en matrimonio, sólo porque sintió que se entendieron perfectamente o porque le atraen físicamente. El matrimonio o cualquier otro compromiso a largo plazo es justo lo que quieren estas mujeres no desean y, tal vez, usted tampoco... especialmente después de haberse imaginado plenamente la “película” real de una tal acción fortuita.

05.-No beba alcohol más de la cuenta para hacerse coraje o pensando que, ulteriormente, va a ser más “ágil” en la intimidad. Es sólo una ilusión y, por supuesto, dará lugar a situaciones si no incómodas, al menos graciosas.

06.-Pague la tarifa acordada desde el principio. Esta es una regla casi legendaria, así que... ¡seguro que no la va a cambiar usted!

07.-No prometa cosas que no puede o no sabe si será capaz de satisfacer. Las escorts se acordarán de todo y, si están decepcionadas, es muy posible que le excluyan de la lista de clientes interesantes.

08.-No se alabe de su propia apariencia física, del tamaño de su órgano genital o de su “resistencia” y tampoco envíe mensajes con promesas de momentos de éxtasis o prestaciones sexuales excepcionales. Si por un segundo considera que las escorts están interesadas ​​en algo semejante, usted está en un error gracioso. Estas personas tienen al menos 2-5 clientes al día, de los cuales al menos uno se ve muy bien y tiene “¡con que...!” En general, las chicas se divierten bastante a causa de estos “fanfarrones”, porque, con razón, en su mente surge la siguiente pregunta: “Si es tan dotado y potente, ¿por qué llama a una escort y... no le siguen las chicas enloquecidas a él?”.

09.-No espere conseguir una gratuidad prometiéndole a una escort que le va a hacer cunnilingus. De todos modos, el 90% de sus clientes, durante las relaciones sexuales, utilizan su lengua y no para articular susurros y palabras de admiración. Probablemente es difícil de creer, pero ¡las cosas so así!

10.-Nunca pregunte a las escorts por qué no han elegido otra profesión, sugiriéndoles que son demasiado hermosas e inteligentes para ser “utilizadas” por los hombres. De esta forma demostrará una hipocresía lamentable. No es por otra cosa, sino porque usted se encuentra en frente de ellas justo con el fin de “utilizarlas”. Y ciertamente no reprimirá sus deseos, lleno de remordimiento o pensamientos moralizadores. Y si usted hace estas observaciones después de... serán aún más embarazosas.